El trastorno de la excitación en la mujer, se  caracteriza porque tras iniciarse la estimulación sexual de la mujer, ella no puede mantener las características propias de esta fase, como son una lubricación vaginal adecuada, aumento del ritmo cardíaco, etc.

Esta situación, conlleva que la excitación no continúe, y como consecuencia además no logre alcanzar el orgasmo.

Si en las relaciones sexuales, esta situación se da a menudo, puede aparecer un trastorno de la excitación.

Todo ello genera en la persona, un gran malestar y dificultades en su relación de pareja, ya que la satisfacción sexual no existe, o es mínima.

En el trastorno de la excitación, se da una serie de emociones negativas, que quedan vinculadas a la relación sexual. Esto termina generando miedo ante cualquier encuentro sexual, queriendo por esta causa evitarlo.

Como consecuencia, merma el deseo sexual, pudiendo desembocar en otra disfunción sexual: deseo sexual hipoactivo.

 

Causas del trastorno de la excitación

Es muy frecuente encontrar causas psicológicas que expliquen esta disfunción sexual femenina, sin que necesariamente existan factores físicos.

No obstante, es importante descartar cualquier factor orgánico que pudiera justificar el trastorno de la excitación en la mujer.

Por mi experiencia como sexólogo en Sevilla, existen varias causas que explican el trastorno de excitación:

 

  • problema en la pareja
  • pérdida de conexión con su compañero/a sexual,
  • trastornos psicológicos como: la depresión o la ansiedad, estrés diario
  • cansancio

 

Tratamiento del trastorno de la excitación

 

El tratamiento del trastorno de la excitación en la mujer, estará determinado por las causas que lo originan. De tal modo, si es una causa orgánica/física, se intentará resolver dicho factor orgánico para que el trastorno de la excitación desaparezca.

Por el contrario, si la causa es psicológica siempre propongo un plan de tratamiento que ayudará a la paciente a superar esta disfunción sexual.

El tratamiento abordará distintas áreas, entre ellas puedo destacar:

Reeducación sexual de la mujer y/o la pareja. Es frecuente encontrarnos que detrás de esta disfunción sexual, existe una educación restrictiva sexual, información deficitaria sobre la actividad sexual, culpabilidad acerca de las relaciones sexuales, etc.

Estado de ánimo. Asimismo, se trabaja el estado anímico de la persona, su autoestima, su baja motivación al acto sexual, el miedo al fracaso, la intolerancia a la incertidumbre, las expectativas negativas generadas de que la relación no funcionará, etc.

Terapia sexual. En esta área, se le indica a la mujer –y a su pareja- la realización de ejercicios que deberán realizar en casa, tanto a nivel individual como en pareja.

 

Algunas técnicas que se utilizan son: la focalización sensorial, realización de ejercicios de los músculos pubococcígeos,…,etc, con el objetivo de alcanzar progresivamente un nivel de excitación suficiente como para tener relaciones sexuales satisfactorias.

 

En la actualidad, el trastorno de la excitación en la mujer tiene un tratamiento eficaz. Posee un alto porcentaje de éxito terapéutico.

Como en cualquier disfunción sexual, es necesario que se exista un compromiso con la terapia sexual, siguiendo en todo momento las indicaciones que se os pautan en consulta.

 

 

Fdo. Joaquín Ferrera

Psicólogo-Sexólogo