SUPERAR UNA RUPTURA DE PAREJA

 

En ocasiones, superar una ruptura de pareja puede convertirse en un proceso complejo. Afrontar esta situación de la mejor manera, con las mejores estrategias psicológicas, nos permitirá superar este duelo de forma óptima.

Si sabemos superar una ruptura de pareja, nos sentiremos más seguros/as para iniciar una nueva etapa personal -y de pareja- con  mayor entereza y fortaleza emocional. En definitiva, con mejores garantías.

Por experiencia,  en mi consulta de psicología en Sevilla, dicha superación depende de varios factores. Entre otros, hay que tener en cuenta, la causa de la ruptura de pareja.

No es lo mismo que haya sido por descubrir una infidelidad, que por un mero desgaste de la relación debido a la monotonía.

Para superar una ruptura de pareja es necesario pasar por un proceso de duelo, con sus distintas características: ansiedad, miedos, rabia, tristeza y  aceptación.

Es normal llorar, sentirse furioso/a, abandonado/a, sólo/a, etc. Tenemos que conectar con esos sentimientos. No debemos huir, ya que son parte del proceso habitual para superar una ruptura de pareja.

 

¿Qué hacemos para superar una ruptura de pareja?

Tras haber pasado un tiempo prudencial desde la ruptura, lo que es totalmente desaconsejable es instalarse en el pasado, y en el recuerdo de nuestra ex-pareja.

Como experto en terapia de pareja, siempre recomiendo varios aspectos:

 

a) Cambiar el enfoque:

                  Hay personas que quedan fijadas en el diálogo interior basado en el “por qué”. ¿Qué es lo que he hecho mal? ¿Por qué nos ha pasado esto? ¿Porqué no puedo tener una pareja?.

Este discurso interior sólo provoca sufrimiento, e instalarse en un rol de víctima. Es más productivo cambiar el enfoque.

De tal forma, son más positivos otro tipo de argumentaciones: “Voy a aprender de lo que ha pasado”, “Este momento de estar sólo/a y voy a aprovecharlo”; etc.

Desde mi consulta de psicología en Sevilla, os puedo asegurar que este aspecto es determinante para superar una ruptura de pareja.

 

b) Apoyo social:

Al principio de la ruptura, es posible que prefiramos pasar un tiempo a sólas, para facilitar el desahogo emocional. Aún así, es importante que no nos aislemos durante demasiados días.

Las relaciones sociales son una fuente de bienestar.. Si estamos en compañía, haremos más planes, conversaremos, nos divertiremos, conoceremos a gente nueva y, en definitiva, abriremos puertas nuevas en nuestra vida.

 

c) Mantén la actividad:

Quizás no te apetezca realizar todas las actividades que antes hacías, es habitual. De todas formas es importante darse la oportunidad de iniciar nuevos proyectos, de ampliar nuestro círculo social, de establecer nuevas metas, etc.

Para ello, tenemos que salir de casa, mantenernos activos/as. La inactividad alimenta los pensamientos negativos, y viceversa.

 

d) Enfócate en lo que tienes, no en lo que has perdido:

            No todo es tener pareja. En nuestra vida existen muchos más elementos importantes: la salud, el trabajo, la familia, el ocio, los amigos, las aficiones…

¿Por qué enfocarnos solamente en aquello que hemos perdido? . Debemos valorar lo que somos, y lo que tenemos.

            Necesitamos tomar conciencia, de que no es imprescindible tener pareja para ser feliz. La pareja puede servirnos de complemento, nunca para cubrir las necesidades afectivas que pudemos tener.

Si estás en esta situación y lo la superas, confía en que puedes conseguirlo. Es posible que necesites ayuda profesional.

En mi consulta de psicología y sexología en Sevilla, son muchos años atendiendo este tipo de situaciones. Confía en mi experiencia.

 

 

Fdo. Joaquín Ferrera

Psicólogo-Sexólogo