Es cierto que existen posturas que facilitan el orgasmo femenino, y hablaremos de ello. También hay que tener en cuenta, que la postura es sólo uno de los factores que pueden influir a la hora de que la mujer pueda tenerlo.

En primer lugar, hay que recordar, que en los genitales femeninos es en la zona del clítoris donde se percibe más placer. Por tanto, una estimulación más o menos directa ahí, producirá más excitación y facilitará el orgasmo.

Una serie de estudios, han concluido que en torno al 60-70% de las mujeres no logran el orgasmo solo a través de la penetración.

En mi consulta de sexología de Sevilla, también tengo la misma experiencia. Muchas pacientes, y sus parejas, llegan demandando información de las posturas que facilitan el orgasmo femenino.

En muchas ocasiones, como sexólogo, lo primero que hacemos es aconsejar a que la chica llegue al orgasmo a través de autoestimulación. Posteriormente, a través de estimulación de su pareja; y por último, aconsejo algunas posturas que facilitan el orgasmo femenino.

En particular, si hablamos de las posturas que facilitan el orgasmo femenino, hay que tener presente una cuestión. Durante la penetración, la estimulación puede darse por la propia postura adoptada durante la penetración (hay posturas donde se consigue una mayor estimulación del clítoris).

Por otro lado, la estimulación puede darse porque la posición de penetración adoptada permita también la estimulación del clítoris de forma manual (por parte de la chica o de su chico). Los sexólogos lo llamamos “maniobras puente”.

A continuación, describo brevemente algunas de esas posturas que facilitan el orgasmo femenino:

La vaquera

En esta posición, el hombre está acostado o sentado mientras ella está arriba de cara a él. En esta posición, es fácil la estimulación del clítoris, donde además es ella la que controla los movimientos coitales.

Es aún más placentero, si ella describe pequeños círculos durante la penetración.

 

Perrito

La posición del ‘perrito’ es una de las favoritas de las mujeres, y de los hombres. A ella le permite tener un control óptimo, teniendo la posibilidad de adoptar el ángulo que la haga sentir mejor. Además, permite estimular el clítoris con la mano, o con un juguete sexual.

Si en lugar de apoyar la mujer las palmas de la mano, apoya sus antebrazos y la cara sobre la superficie (cama, sofá,..), la vagina quedará más expuesta a la penetración, y el placer aumentará, facilitando así el orgasmo.

La cuchara

No se consigue una penetración tan profunda. Sin embargo, da opción a estimular los pechos y el clítoris de tu pareja, al mismo tiempo que se está penetrando.

Asimismo, en una posición muy íntima, y perfecta para cuando se está cansado/a,  pero apetece tener una relación sexual.

La gran ‘X’

Ambos acostados, de lado. Ella, de espaldas a ti, debe colocar sus piernas atravesando el centro de tu cuerpo, para que así ambos formen una gran ‘X’.

Como los cuerpos están en parte separados, el chico tiene la oportunidad de estimular con facilidad su clítoris mientras la penetra, y así llegar al orgasmo.

 

En definitiva, hay que recordar que la penetración no lo es todo en el sexo. Aún así, si lo que se pretende es que la chica logre el orgasmo durante la penetración, pues se puede utilizar estas posturas que facilitan el orgasmo femenino.

También pueden servirte otras. Intentad estimular el clítoris durante la penetración, así la excitación aumenta, y la posibilidad de orgasmo también.

 

Fdo. Joaquín Ferrera

Psicólogo-Sexólogo