El abandono de la terapia psicológica es el hecho en que la persona que está siendo tratada psicológicamente, deja el proceso terapéutico que comenzó, de forma unilateral.

El/la paciente abandona la terapia, antes de que haya aprendido a resolver sus conflictos o problemas, y sin que su psicólog@ le haya dado el “alta terapéutica”.

Esta situación, acarrea consecuencias negativas para el paciente, que más tarde señalaremos.

 

Motivos para el abandono de la terapia psicológica:

 

Existen muchos motivos por los que un paciente abandona la terapia psicológica, entre otros:

 

  1. Desmotivación del paciente: Hace referencia a la escasa motivación que presenta el paciente para comprometerse con la terapia.

Te recomiendo que, si no estás motivado para afrontar cambios, espera a estarlo para comenzar la terapia psicológica.

 

  1. Expectativas equivocadas acerca de la terapia: Desde mi consulta de psicología, compruebo sistemáticamente como much@s pacientes, tienen expectativas equivocadas respecto al proceso de terapia psicológica.

Es muy típica la creencia de que, con una o dos sesiones, van a ser suficientes para aprender a resolver la problemática que se tiene.

Hay pacientes que llevan años con el problema con el que acuden a una primera sesión de terapia psicológica.

Por tanto, es fácil suponer, que le va a llevar cierto tiempo en aprender las estrategias que le vamos a proponer para salir de dicho problema.

 

  1. Falta de confianza en el terapeuta: Para minimizar el abandono de la terapia psicológica, es importante establecer un clima de confianza con el paciente.

En mi consulta de psicología y sexología, existe un ambiente de confidencialidad, a la vez que muy distendido. Esto facilita un clima de confianza y acercamiento.

 

  1. No cumplir con las tareas que se mandan para casa: Una terapia psicológica no solo implica asistir a la sesión programada.

 

Suelo indicar tareas para casa, que os va a ayudar a superar más rápido vuestro problema. Por tanto, es importantísimo, que se lleven a cabo, tal y como se os indica.

En la siguiente consulta, valoramos la evolución de lo que habéis trabajado en casa esos días.

No cumplir con las tareas del psicólogo, es igual que si vas al doctor por una amigdalitis y te prescribe antibióticos. Lógicamente, si no haces bien el tratamiento correctamente, posiblemente no mejores, o bien, tengas una recaída pronto.

 

Consecuencias del abandono de la terapia psicológica:

Las consecuencias de abandonar la terapia psicológica, sin tener el alta, son siempre negativas para el paciente. Entre otras:

 

  1. Agravamiento del problema que hizo acudir a consulta psicológica
  2. Cronificación de la problemática. Cada vez costará más salir de la situación.
  3. Elevada posibilidad de recaída
  4. Afectación en otras áreas de su vida (familiar, de pareja, sexual, etc.)

 

En definitiva, si tienes intención de abandonar tu terapia psicológica, háblalo con tu terapeuta, consénsualo, porque puede ser perjudicial para tu bienestar psíquico y tu calidad de vida.

Siempre buscaremos una solución para tu problema. No abandones. Pide cita. Estoy para ayudarte.

 

Fdo. Joaquín Ferrera

Psicólogo-Sexólogo