Ataques de pánico (ataques de ansiedad)

 El ataque de pánico es la aparición repentina de un miedo intenso, acompañado de algunos de los siguientes síntomas: aumento de la frecuencia cardiaca, sensación de ahogo o falta de aire, opresión en el pecho, miedo a morir; miedo a volverse loco, etc.

 Posteriormente lo que suele ocurrir, es que cuando ha ocurrido más de un ataque de ansiedad, la persona vive con un intenso temor a que los mismos síntomas se repitan en cualquier momento. Además existe una preocupación constante por las consecuencias que podrían generar dicho ataque. Es entonces cuando se habla de un trastorno de pánico.

Cuando este trastorno ha comenzado, es importante acudir pronto a una terapia psicológica. Si el trastorno de pánico no es tratado adecuadamente, la persona que lo sufre suele restringir cada vez más sus actividades fuera de su casa, pudiendo derivar en una agorafobia.

TRATAMIENTO

El tratamiento de los ataques de pánico o trastorno de pánico es similar al descrito en la agorafobia. Según el caso, además del tratamiento psicológico, en ocasiones es positivo su complementación con tratamiento farmacológico.