Técnicas de relajación

técnicas de relajación

Las técnicas de relajación van encaminadas a provocar en la persona o paciente una reducción del estado de tensión física y emocional.

Actualmente, llevamos ritmos de vida muy acelerados. El nivel de estrés al que sometemos el organismo diariamente, hace que este sufra desequilibrios que nos puede repercutir muy negativamente en nuestro estado de salud. Así pues, se hace imprescindible que practiquemos a diario, alguna técnica de relajación.

BENEFICIOS DE LAS TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Existen multitud de beneficios al practicar alguna técnica de relajación. Algunos de ellos son:

* Disminución de la tensión arterial y ritmo cardíaco

* Reduce la tensión muscular

* Ayuda a reducir los dolores crónicos

* Favorece el aumento de la autoestima

* Otorga sensación de control

* Provoca sensación de bienestar

* Ayuda a prevenir la aparición de enfermedades graves

Como podemos ver todo son ventajas si practicas sistemáticamente alguna técnica de relajación. Desde mi experiencia como psicólogo en Sevilla, puedo asegurarte que los beneficios de practicar relajación son increíbles.

Las técnicas de relajación, es una herramienta de un valor inestimable, que uso en terapia prácticamente en todos los casos que trato.

TIPOS DE TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Existen varias técnicas de relajación. Siempre vamos a elegir, aquella técnica que más beneficie a la persona que estamos tratando.

En las sesiones de terapia, se entrena a la persona en cómo llegar a un estado de bienestar integral, a través de técnicas fáciles, que luego necesita practicar en casa para consolidar lo aprendido.

Algunas de estas técnicas de relajación son:

Relajación muscular progresiva

Se trata de poner los músculos en tensión, para luego relajarlos. De esta manera se ayuda a liberar la tensión muscular, y a obtener un estado de relajación.

Es conveniente practicar esta técnica al menos durante 15’ al día, para que obtener el efecto terapéutico deseado.

La finalidad de esta técnica de relajación muscular progresiva, es detectar cuando se comienza a estar en tensión, y automáticamente poner en marcha el mecanismo de relajación.

Relajación autógena

La relajación autógena es una técnica encaminada a generar relajación, a través del lenguaje interno (“autosugestión”).

P. ejemplo: Inhala, cierra los ojos y a medida que exhalas repite 6-8 veces: “mi brazo derecho se hace cada vez más pesado” y concentrarte en dicha sensación.

El objetivo es conseguir una relajación profunda, y reducir la ansiedad.

Meditación

Hay diversas formas de meditación. Es importante, que la meditación se acompañe de respiración diafragmática.

Durante la meditación, se comienza a tomar conciencia con la respiración, convirtiéndola en respiración abdominal. Posteriormente, vamos a introducir alguna frase mantra (“estoy bien”, “me siento tranquilo/a”).

La meditación, también se puede acompañar de alguna visualización en imaginación de imágenes placenteras.

En definitiva, desde mi consulta de psicología en Sevilla, te animo a poner en práctica la relajación. Puedo mostrarte técnicas fáciles, que si las practicas diariamente, pueden ayudarte a reducir de forma importante tu nivel de estrés y ansiedad.

Contacta ahora.