TRATAMIENTO DEL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO

 

¿QUÉ ES EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO?

Antes de hablar del tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo, vamos a definir qué es.

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad, que se caracteriza por la presencia de obsesiones (que causan ansiedad y malestar significativos) y/o compulsiones (cuyo propósito es neutralizar dicha ansiedad).

Por tanto, en este trastorno de ansiedad, existen dos síntomas básicos:

 

.Obsesiones:

Ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que no son experimentados como producidos voluntariamente, sino más bien como pensamientos que invaden la conciencia, y que son vividos como repugnantes o sin sentido.

Los pensamientos obsesivos son ideas o imágenes que inundan la mente de una forma estereotipada. Suelen ser siempre desagradables y la persona que suele intentar, sin éxito, resistirse a ellos.

 

 .Compulsiones:

Conductas repetitivas que se realizan según determinadas reglas rígidas de forma estereotipada (rituales). La conducta se realiza con una sensación de compulsión subjetiva junto con un deseo de resistirse a realizarla.

Las personas que lo padecen tienen a realizar la compulsión con el objetivo de eliminar o mitigar la presencia de la obsesión.

 

TRATAMIENTO DEL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO

Desde mi experiencia como psicólogo, el tratamiento del trastorno obsesivo-Compulsivo que es más efectivo, es el constituido por los tratamientos farmacológicos,  junto con los psicológicos, basados en estrategias cognitivo-conductuales.

 

A nivel farmacológico, el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo que más se está usando (y con mucho éxito) son los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS), como por ejemplo: Fluoxetina, Fluvoxamina, etc.

 

A nivel psicológico, el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo más efectivo es el constituido por una serie de técnicas, tales como:

 

  • Exposición y prevención de respuesta. La persona tiene que exponerse, y enfrentarse, al pensamiento o situación temida. Además, siempre evitando realizar los rituales que le sirven para tranquilizarse.

 

El objetivo es la eliminación de la ansiedad asociada a dicho pensamiento o situación. Este apartado es clave en el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo.

 

  • Técnicas cognitivas. Aquí vamos a reestructurar los pensamientos irracionales, catastrofistas,…, cambiándolos por otros más racionales, adaptados a la realidad; y menos ansiógenos.

 El objetivo es pensar de forma más “normalizada”, más                adaptativa y flexible. Con eso conseguimos que la ansiedad      disminuya.

 

  • Técnicas para el control de la atención. En esta área del tratamiento del trastorno obsesivo- compulsivo, usamos estrategias como la parada de pensamiento, distracción cognitiva, etc.

En este caso, el objetivo es aprender a deslocalizar la atención del estímulo o situación temida, minimizando la posibilidad de realizar los rituales o compulsiones.

 

El trastorno obsesivo-compulsivo, es un trastorno de ansiedad que genera muchas limitaciones en quien lo padece. La vida del paciente, queda inundada por la masiva presencia de pensamientos obsesivos que no desaparecen de su mente, y en la realización de las compulsiones para intentar neutralizarlas.

Desde mi experiencia como psicólogo en Sevilla, aconsejo acudir a terapia cuanto antes, el pronóstico será más favorable.

 

Una vez iniciado el tratamiento, es determinante seguir las pautas que se os ofrecen en las sesiones, realizar las tareas que se os mandan para casa, y acudir a las sesiones que se os pautan.

 

Desde mi experiencia, el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo es eficaz. Podemos ayudarte a buscar la mejor solución para este problema, que tanto sufrimiento causa.