TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA

 

El Trastorno de Ansiedad Generalizada se caracteriza por un estado de preocupación excesiva de por lo menos seis meses de evolución, acompañado de tres o más de los siguientes síntomas:

  • dificultades en el sueño
  • tensión o contracturas musculares
  • irritabilidad
  • inquietud o impaciencia
  • dificultad para concentrarse
  • cansancio fácil y frecuente.

Esta preocupación lleva a quienes la padecen a vivir en un permanente estado de tensión y de alerta (que se refleja en cansancio fácil, irritabilidad, impaciencia, inquietud, contracturas musculares, sueño poco reparador y dificultad para concentrarse).

Terminan siempre anticipando, la posibilidad de que ocurran hechos negativos en el futuro próximo.

En el Trastorno de Ansiedad Generalizada, los contenidos de las preocupaciones, son aquellos comunes de la vida cotidiana.

Estos pueden referirse a: la salud,  seguridad propia o de miembros de la familia, el futuro, la economía, el rendimiento laboral, lograr cumplir a tiempo con diversas obligaciones, llegar en horario a las citas.

Hay que enfatizar, que aunque las preocupaciones se refieren a aspectos cotidianos, se convierte en patológico por la excesiva intensidad y frecuencia de las mismas.

La persona que padece Trastorno de Ansiedad Generalizada, suele tener una importante presencia de pensamientos desajustados, irracionales y poco ajustados a la realidad en que esa persona vive.

En psicoterapia, a estos pensamientos, lo llamamos pensamientos automáticos, irracionales o distorsionados. Su modificación, es un objetivo clave en la terapia psicológica que llevo a cabo en mi gabinete de psicología en Sevilla.

La persona con un Trastorno de Ansiedad Generalizada, cree vivir en un mundo amenazante, difícil de controlar.

A esto le sumamos, que percibe a sí misma,  sin recursos suficientes para afrontar los problemas.

 

Tratamiento del Trastorno de Ansiedad Generalizada

 

Por mi experiencia, en mi consulta de psicología en Sevilla, puedo asegurar que la Terapia Cognitivo-Conductual es el abordaje de elección, en el Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Cualquier tratamiento de este trastorno de ansiedad debe incluir cuatro aspectos básicos:

 

  • Psicoeducación:

Proporcionar al/la paciente información detallada y sistematizada acerca del origen de sus síntomas, los mecanismos que los sostienen, y las posibles consecuencias de los mismos.

Cuando la persona con esta patología toma conciencia de cómo funciona cognitivamente su mente, y cómo debe controlar sus pensamientos, es un primer paso muy importante.

A partir de ahí, comienza el camino para superar el Trastorno de Ansiedad Generalizada.

 

 

Los estados de ansiedad conllevan también un florido número de síntomas físicos, tales como: aumento del ritmo cardíaco, sudoración excesiva, temblor, mareos, etc.

Para controlar estos síntomas, se entrena a la persona en técnicas de respiración-relajación que luego debe practicar en casa.

El objetivo de su práctica, es que se automaticen como una respuesta eficaz e inhibidora, ante estímulos generadores de ansiedad.

 

3) Terapia cognitivo-conductual:

Es la parte central de la terapia.

Está dirigida a identificar y cambiar las ideas erróneas o pensamientos automáticos (aspectos cognitivos) y las conductas no deseadas, limitadas o condicionadas por la ansiedad o el temor (aspectos conductuales).

Profesionalmente uso mucho los autorregistros. En ellos, el/la paciente debe anotar cada vez que tenga ansiedad, y la intensidad de la misma.

Por otro lado, se señalan los pensamientos que acompañan a esta situación generadora de ansiedad.

Posteriormente, la persona aprenderá a identificar sus pensamientos erróneos e ir cambiándolos por otros más positivos, y realistas. El resultado, sentirse mejor.

 

4) Tratamiento farmacológico:

En el tratamiento del Trastorno de Ansiedad Generalizada, es muy común que tenga que implementarse la terapia psicológica con el tratamiento farmacológico. De hecho, la combinación de ambos abordajes, es altamente efectiva en este trastorno de ansiedad.

Actualmente disponemos de fármacos muy eficaces en el control de los síntomas de ansiedad. Algunos de ellos son: Inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS), Benzodiacepinas (BDZ); etc.

 

Finalmente, si estás leyendo este artículo y sientes que puedes padecer este trastorno de ansiedad, u otro, te animo a ponerte en contacto con nosotros. Podemos ayudarte a vivir sin ansiedad.

 

Fdo. Joaquín Ferrera

Psicólogo-Sexólogo

AN04717