TRATAMIENTO DE  LA ANSIEDAD

 

Antes de comentar algún tratamiento de la ansiedad, definiremos la ansiedad. La ansiedad, a priori, es un estado emocional negativo. Las personas que la padecen como trastorno, están con un temor ante situaciones que perciben como incontrolables o impredecibles. Vivencian dichas situaciones como amenazantes o peligrosas.

El tratamiento de la ansiedad se aplica cuando la ansiedad es patológica. La ansiedad también puede ser normal, ante la presencia de estímulos amenazantes o que suponen riesgos o desafíos reales.

La ansiedad desmesurada o persistente, durante un período de seis meses o más, es considerada ya como un trastorno de ansiedad. Es entonces cuando se aconseja, un tratamiento de la ansiedad.

Por mi experiencia como psicólogo, en primer lugar, hay que hacer una evaluación exhaustiva para determinar qué factores han precipitado el trastorno, así como los que lo mantienen. De esta manera estamos en disposición de aconsejar un tratamiento de la ansiedad.

En general, existen dos tratamientos de la ansiedad: el tratamiento farmacológico y el tratamiento psicológico o psicoterapéutico.

El tratamiento farmacológico, debe ser valorado por un profesional médico. En ocasiones, su médico o médica de familia podrá indicarte una medicación que puede ayudarte a reducir tu ansiedad. Otras veces, la opción puede ser derivarte a una unidad de psiquiatría, ya que son especialistas en estos temas.

El tratamiento psicológico, suele ser siempre muy recomendable para los trastornos de ansiedad. Puede realizarse junto con el farmacológico, si es necesario.

Desde mi consulta de psicología en Sevilla, te propongo varias estrategias del tratamiento de la ansiedad:

 

1.- Técnicas de relajación:

Los ejercicios de relajación, respiración, meditación,…, son herramientas poderosas para combatir la ansiedad. Para que funcionen, hay que invertir tiempo en su práctica. Poco a poco, el organismo automatiza este aprendizaje de tal forma que responde con relajación, ante estímulos generadores de ansiedad.

2.- Ejercicio físico:   

La práctica regular de ejercicio físico, nos ayuda a nuestra tonificación muscular, disminuyendo el exceso de activación del sistema nervioso. Por tanto, se optimiza el descanso y el sueño reparador.

3.- Planificación de actividades:

            Si dedicamos todo el día a las obligaciones, y estamos en un circuito interminable de quehaceres, no tendremos tiempo de ocio ni de descanso.

Está claro, de que nuestra sociedad nos lleva a estar con el crono puesto todo el día. Ello supone no tener tiempo para nada. Pero también es cierto, que debemos aprender a planificar nuestro tiempo, y dedicarle obligatoriamente un rato al ocio, a charlar con los conocidos, a caminar, etc. Hay que hacerlo, simplemente si queremos vivir con salud.

4.- Relaciones sexuales:

            Las relaciones sexuales facilitan la comunicación y la intimidad con nuestra pareja. A su vez, si las relaciones sexuales son satisfactorias, son un arma muy válida para combatir la ansiedad.

Con el orgasmo, se liberan unas sustancias llamadas endorfinas. Estas, generan en el organismo una sensación de bienestar. Por tanto, favorece la relajación física y mental.

5.- Sociabilidad:

En algunas ocasiones nos apetece estar a solas, y así relajarnos. No obstante, es positivo fomentar nuestra sociabilidad. Hablar con un conocido, quedar el fin de semana con alguien, pertenecer a algún club/gimnasio, etc.; puede reportarnos mucha satisfacción.

Como seres sociales que somos, necesitamos optimizar nuestras relaciones sociales. Compartir inquietudes, compartir nuestras experiencias, hablar de nuestros problemas,…, suele provocar bienestar y relajación.

Estas, y otras muchas estrategias, pueden ayudarte como tratamiento de la ansiedad. Como especialista en trastornos de ansiedad, te aconsejo no que no dejes pasar más el tiempo. Acude a terapia psicológica cuanto antes.

Con mi experiencia en el gabinete de psicología en Sevilla, puedo asegurarte que tus problemas de ansiedad pueden solucionarse.