terapia psicologica estres

Es estrés es un término muy conocido y, sobre todo, muy usado actualmente en toda la sociedad. Realmente el estrés es algo positivo para el ser humano, nos permite reaccionar rápidamente ante una situación de peligro, nos hace ponernos en alerta para actuar.

El aspecto negativo del estrés (“distrés”) es lo que nos afecta a las personas. Ahí es entonces donde la psicología actúa. El distrés es la percepción que tenemos de sobrecarga ante las situaciones que vivimos a diario (“aquello que percibimos como que nos desborda”).
Desde el ámbito de la psicologia, propongo varias cosas que podemos hacer para minimizar el impacto que nos causa este estrés:
1) Disponer nuestra vida cotidiana para que no tengamos tantas situaciones estresantes, o al menos, buscar actividades que amortiguen dicho estrés: tomarnos obligatoriamente un rato al día para nosotros.
2) Lo más importante es que no percibamos todas estas situaciones como que nos superan o desbordan. Realmente, es cuestión de organizarnos, de no intentar solucionar varias cosas al mismo tiempo; vernos como capaces de afrontar una situación determinada; etc.
Tanto desde el campo de la psicología como en el de la sexología, el hecho de estar estresado es una queja con lo que los profesionales nos encontrarmos diariamente en la consulta. Diríamos que es un padecimiento bastante extendido en nuestra sociedad actual.
Mi experiencia es que si el/la paciente está motivado para el cambio, y se implica en la terapia, los resultados positivos se ven pronto. Siempre digo que “la vida siempre es posible vivirla de otras formas”.